Logo espaciociencia.com
Logo espaciociencia.com
Logo Facebook
Logo whatsapp
Primera imagen de unas uvas en un viñedo con un círculo rojo y un sistema para poder controlar el cultivo

Saltan las alarmas: los vinos españoles, en riesgo de desaparición

Como el cambio climático influye en la calidad y cantidad de cosechas y qué soluciones se buscan al respecto

La sequía y los cambios meteorológicos, cada vez más constantes sobre la península ibérica, plantean desafíos ante los cultivos y la agricultura. El refranero, que guarda conocimientos milenarios, dice: "Agua en el mes de San Juan quita el vino y no da pan". En referencia a los hongos que se apoderan las cepas y a que los cereales ya no se ven beneficiados para crecer.

Logo de WhatsAppNUEVO EN WHATSAPP: Pincha aquí para recibir GRATIS las noticias del Tiempo de España en WhatsApp.

Pero ¿De qué modo? ¿Cómo afecta el cambio climático al campo? ¿Cómo será la vendimia este año tras las lluvias de junio y la sequía?.

Cómo el cambio climático influye en la vendimia

Foto de unas manos sujetando unas uvas recién cosechadas
La vendimia en peligro por el cambio climático | Canva Pro

La tradición ancestral de la  vendimia  en España está experimentando una metamorfosis significativa debido al impacto incuestionable del cambio climático. Mientras los termómetros suben y los patrones pluviales se muestran variables, los vinicultores encaran desafíos inéditos para asegurar tanto calidad como cantidad en las cosechas.

España, famosa por su producción de vinos, su rica historia vinícola y la diversidad de sus regiones vitivinícolas, se halla en una encrucijada. El cambio climático ha afectado los ciclos tradicionales de la vendimia, alterando la maduración de las uvas y, en casos extremos, la calidad del vino. Las elevadas temperaturas estivales aceleran la madurez, lo cual deriva en un desequilibrio entre azúcares y ácidos en la uva, componentes esenciales para la calidad posterior del vino.

Además, preocupan las lluvias torrenciales cuando se producen. Las tormentas intensas y súbitos granizos pueden dañar los racimos de uva y mermar tanto el rendimiento como la calidad de la cosecha. Así que no es solo la sequía, las lluvias también juegan su papel, sumado a la variabilidad pluvial que afecta el agua para el riego y el crecimiento de las vides.

¿Qué estrategias pueden abordarse para enfrentar este problema?

Campo de uvas para vino
Campos de uvas para cosecha | Getty Images

Ante tales desafíos, los vinicultores españoles implementan tácticas innovadoras para preservar la excelencia del vino y la sostenibilidad del entorno. La incorporación de métodos de cultivo adaptables  al clima y la adopción de cepas de uva resistentes al calor están ganando terreno como prácticas comunes.

La tecnología es clave en la adaptación climática vitivinícola. El monitoreo constante de datos climáticos y sistemas de riego eficientes con sensores mejoran el control del agua.

Adicionalmente, el fomento de la investigación y la inversión en técnicas de vinificación de menor huella de carbono está en aumento, indicando un compromiso con la sostenibilidad a largo plazo.

La colusión entre vinicultores, científicos y autoridades gubernamentales es vital para abordar los desafíos que el cambio climático plantea en la vendimia y viticultura española.

Solo cooperando entre todos los actores de este ámbito se puede encontrar una solución al problema con la vendimia. Además, se debe apostar por promulgar prácticas agrícolas sostenibles y concienciar sobre riesgos climáticos en la industria, dado que estos son pasos cardinales para asegurar el futuro de esta tradición.

En definitiva, la vinculación entre vendimia y cambio climático en España es un ejemplo claro de cómo este último puede impactar una actividad cultural arraigada. Sin embargo, a pesar de que los obstáculos son notorios, la tenacidad y adaptabilidad de los vinicultores demuestran que es viable encarar estos cambios con inventiva y dedicación.

La exploración de alternativas sostenibles asegurará la perpetuación de la industria vinícola, y también establecerá los cimientos para una posteridad más robusta frente a las variaciones climáticas en constante evolución.