Logo espaciociencia.com
Logo espaciociencia.com
Logo Facebook
Logo whatsapp
Gusano nematomorfo en laboratorio

Increíble pero cierto: el temible caso de los gusanos que llevan a quitarse la vida

La realidad a menudo supera a la ficción. Nuevos estudios nos dan más información sobre estos parásitos que provocan el suicidio de sus anfitriones

En este caso científico vamos a abordar el tema del suicidio pero en insectos parasitados por gusanos nematomorfos y no en personas. Realmente, más bien parece de película de ciencia ficción o de la última serie de HBO de zombies. Por suerte, no se espera que puede ocurrir en humanos y no parece que sea probable a futuro. 

Gusanos nematomorfos, qué más sabemos de ellos

Estos gusanos se convierten en parásitos de algunos artrópodos. Los artrópodos son una de las familias más numerosas del mundo animal, incluyendo insectos y crustáceos. Los anfitriones más habituales suelen ser insectos.

Esta familia de gusanos cuenta con más peculiaridades muy llamativas. La comunidad científica destaca que tienen alrededor de un 30% menos de genes comparados con otros metazoos. Los metazoos en la clasificación biológica equivalen a los animales.

Logo de WhatsAppNUEVO Y GRATIS EN WHATSAPP: Las noticias más curiosas de la semana ahora GRATIS en tu móvil ¡Pincha aquí ahora!

Dicho de otra manera, se han desprendido de casi el 30% de los genes del resto de los animales. Posiblemente lo hicieran por alguna ventaja evolutiva. Un estudio reciente ahonda en el tema y destaca que los nematomorfos carecen de cilios. 

Cilios en la célula
Cilios y células | Canva Pro, Science Photo Library

Los cilios son los orgánulos de las células eucariotas que favorecen el movimiento de esta. Una especie de pelillos, para que nos entendamos de manera coloquial que ayudan en el desplazamiento.

Por qué inducen al suicidio

Detrás de casi todas las acciones de la naturaleza se encuentra la supervivencia. Por supuesto, la supervivencia de unos pasa, generalmente, por la no supervivencia de otros. En los parásitos es una situación bastante común.

Comencemos dejando una pista importante para entender toda la historia que viene: los nematomorfos se reproducen en medios acuáticos. Así que comenzamos nuestra historia por el principio. Nuestro insecto protagonista, un escarabajo, por ejemplo, va a beber e ingiere una larva de gusano nematomorfo.

Escarabajo con parásitos
Escarabajo parasitado por nematomorfos | Canva Pro, Wikimedia Images

Una vez el nematomorfo se aloja dentro del insecto anfitrión, crece y crece. Nuestro escarabajo comienza a tener un comportamiento extraño pues el parásito va ocupando partes de su cerebro y su sistema nervioso. Nuestro desafortunado amigo va perdiendo coordinación y se mueven mucho más, erráticamente.

Aquí es donde el gusano los induce al suicidio al hacerlos moverse sin ton ni son hasta que caen al agua. Nuestro escarabajo no es capaz de sobrevivir en el agua, menos aún con sus funciones atrofiadas. Una vez sumergido, se ahoga y muere. 

Los nematomorfos llegan a medir de cinco centímetros hasta un metro de longitud, ocupando gran parte del cuerpo del artrópodo donde se alojan. Suena casi como Alien, ¿verdad? Una vez ha llegado a la edad adulta, emergerá del escarabajo y buscará una pareja para reproducirse, comenzando todo el ciclo de nuevo.

Posiblemente, este hecho científico te haya dejado tan helado como a mí. Después de leer el estudio, me quedé pensando en por qué los insectos se cayeron a la piscina... ¿Habrá un nematomorfo dentro?

Fuentes: